El cine es como una realidad disfrazada para crear una fantasía y celebrar una emoción, al igual que un caballo que se pone un sombrero de fiesta y parece un unicornio.

The content in this webpage is property of Marta Jiménez Film as registered in © Safe Creative 2019

¿Qué significa purple unicorn?

February 5, 2019

July 11, 2018

May 23, 2018

February 21, 2018

April 25, 2017

February 27, 2017

February 24, 2017

January 11, 2017

Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Para Los Que Observan

February 21, 2018

El pasado domingo fue el día mundial del Síndrome de Asperger, una anomalía genética desconocida para la mayoría que ha caído en la descripción más sencilla bajo el estereotipo de "Sheldon Cooper".

Y este mismo domingo, me reuní con un grupo de adultos "Aspies" con la ayuda de la Asociación de baleares de Aspergers, con quienes contacté hace un par de semanas para recabar información para el guión que estoy escribiendo.

Englobados dentro del espectro autista, nada más lejos de la realidad cuando uno tiene ocasión de entablar conversación con estos curiosos parlanchines, ávidos de compartir sus pensamientos cuando el tema es de su interés.

De hecho, lo más probable, es que la conversación se alargue más de lo precedible, de que una hora de charla se convierta en tres, y de que un hilo de conversación desencadene múltiples cascadas de pensamientos.

Esa es una de las principales causas por las que los Aspies tienen dificultad a la hora de examinarse, especialmente cuando el ejercicio implica escritura, pues intuir la síntesis de un concepto en un breve periodo de tiempo queda distraído por múltiples pensamientos que les cuesta silenciar.

Aunque si te soy sincera, esto mismo pasa en cualquier grupo de amigos "neurotípicos" donde la exposición de la idea de uno se ve interrumpida y disipada a lo largo de la conversación. La diferencia entre un Aspie y tu grupo de amigos es que un Aspie será más consciente de que lo está haciendo por su "condición" y voluntariamente querrá volver a lo que tú originalmente estabas diciendo para evitar que parezca una falta de respeto hacia tí, aunque a veces se les olvide de lo que estaban hablando, mientras que tu grupo de amigos se guiará generalmente por un ego con un afán de protagonistmo insconciente en el que su opinión es más cierta que la tuya, a menudo hablando más alto (véase el volúmen de conversación en un bar una noche cualquiera).

Y aunque cada Aspie es distinto, igual que cada neurotípico lo es en el plano personal, los estímulos sensoriales son asimilados de manera diferente, principalmente a causa de una anomalía en el desarrollo de su cerebro que debería haber ocurrido a la edad de cuatro años, cuando se produce una "poda neuronal" que elimina conexiones sensoriales de la infancia innecesarias para la madurez.

¿Recuerdan los juguetes de purpurina y brillos de colores que tanto les gustan a los niños? Pues a un Aspie adulto también le llaman la atención. Por la contra, también pueden irritarles en exceso un elevado volumen de ruido, desconcertar ciertas luminosidades, incomodar el contacto físico con desconocidos como dar dos besos en un saludo, o ser más sensibles al tacto.

No es que un Aspie te ignore, es que quizás haya tanto ruido alrededor que la irrita y le cuesta centrar su atención en tí.

Lo mismo puede pasarles con la vista, a la hora de experimentar dificultad a mantener el contacto visual continuo a lo largo de una conversación. A menudo mirarán a otro lado cuando estén escuchando, no por aburrimiento, sino por centrar su atención plenamente en tí, obviando otros sentidos y dando prioridad al oído. Este aspecto es también característico de la cultura japonesa, que lejos de relacionarse con el síndrome de Asperger, se enseña como símbolo de educación y respeto en una conversación.

 

Cada Aspie desarrollará unas cualidades diferentes, a menudo destacando en ciencias lógicas, como las matemáticas, o por el contrario en la música y en las artes.

 

La gran imaginación es también uno de sus fuertes; quizás sea un recurso psicológico de compensar carencias por otros lados, pues es coincidencia que la mayoría de los adultos creativos, de aquellos que han dejado huella histórica, han sido los "margis" de la clase en el colegio. O quizás sea síntoma de las conexiones neuronales en su materia gris.

 

Lo que es triste es el rechazo que muchos han sentido. Lo que no se ve, es la ansiedad y la depresión, a veces con tendencias suicidas, que la sociedad les ha hecho experimentar.

Sí. La sociedad.

Aquellos que les rechazan por tener comportamientos ligeramente distintos a la media. Por ser un poco más literales, un poco más fríos, un poco más sinceros, un poco más callados, un poco más frikies.

Dicen que les cuesta tener empatía, pero yo encuentro que un Aspie entiende mucho más de respeto que la persona media.

Sí, han sido víctimas de bullying.

Y yo me pregunto por qué mientras sufro al pensar el pasado que estos adultos han tenido, a los cuales se les ha diagnosticado muy recientemente. Estamos hablando de cuarenta años de vida incomprehendidos, de desconcierto.

El acoso tiene un componente biológico pensado por la supervivencia de la manada, algo que todos los mamíferos, que debido a nuestra sangre caliente y nuestro sistema de reproducción interno tenemos, pues la evolución nos ha demostrado que en un grupo social, la supervicencia es mejor.

Así que por eso, vigilamos nuestro grupo social. Vigilamos que todos nos entendamos por igual y que podamos precedir el comportamiento de nuestros compañeros para poder actuar como conjunto ante un peligro.

Pasa también en los perros, pues existe una tendencia de ladrar y abatir a aquel miembro de la manada más inseguro de sí mismo, y a los cachorros, bien para hacerles más fuertes, o bien para evitar los eslabones más débiles.

A este comportamiento biológico evolutivo, hay que añadir la psicología cognitiva de cada especie. En este caso, en humanos se asocia a un autoestima baja que necesita reforzarse.

Pero la explicación al tema debería servir para aportar una solución y no excusarla.

Algo, que por supuesto sería de fácil solución si el sistema educativo fuese más inteligente y mejor preparado, pues lecciones como la que usted acaba de leer en éste artículo, deberían ser puestas en práctica en el colegio desde los cuatro años de edad, momento a partir del cual, empiezan a florecer los primeros síntomas de autismo.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square