REFLEXIONES COVID19 XIII: LA CRISIS NO ES SANITARIA, ES DEL MODELO DE PRODUCCIÓN

El otro día cuando Wuhan terminó su confinamiento a las 12 de la noche y lo primero que hicieron fue salir todos a la calle con los coches, me dio pena. No han aprendido nada, pensé. Me entró pena porque vi que cuando esta pandemia termine, seguirá todo igual. Pena por ver que la gente aspira a poder volver a lo de antes. Pena porque estas semanas de confinamiento no se invierten reflexionando.



Tenemos una crisis económica que se nos cae encima como una losa de hormigón, más dura que esta pandemia. Los partidos políticos hablan de medidas para salir de la crisis. Yo misma, junto con un grupo de jóvenes, presenté una iniciativa a un grupo político para reconducir partidas presupuestarias que no se van a usar y que ese dinero, estaría mejor invertido ahora en reducir la deuda económica que provoca esta crisis.


El problema es que en el congreso, en los informativos, en las tertulias, se habla de que vamos camino de una crisis económica peor que la del 2008, pero no se habla de la causa, y lo que es peor aún, no se habla de la solución.


Si alguien piensa que la crisis ha sido sanitaria, discrepo.

La crisis no ha sido sanitaria porque no han faltado hospitales en España. No ha faltado tecnología. Lo que ha faltado son EPIs. Equipos de Protección. Han faltado mascarillas, respiradores, guantes, monos integrales y test.

Ha faltado material.

La crisis por lo tanto, ha sido de suministro, no de sanidad.

La falta de control, las cifras de sanitarios contagiados, la ha producido la crisis en el abastecimiento.

Por eso, la crisis no es de sanidad, es del modelo de producción.


De hecho, aunque España no hubiese tenido ningún contagio de COVID19, ahora seguiría teniendo crisis económica, porque a principios de año, cuando China tuvo que confinarse y en España no había contagios, ya había empresas contando la falta de stock y el tiempo que podrían aguantar en esa situación antes de tener que cerrar.


Porque si estamos con esta pandemia, es porque la crisis es de sostenibilidad.


Porque el material sanitario, la ropa, la tecnología, los muebles, los juguetes, el calzado, el material de papelería, los recipientes, los relojes, los accesorios, en su mayoría, son producidos en Asia.

O parte producida en Asia y parte ensamblada en Europa.


Porque si la producción en China cae, cae el mundo detrás. Y si la contaminación en China se descontrola, cae el mundo detrás. Y si se contagia China, cae el mundo detrás.


La verdadera crisis, el cambio que necesita el planeta, el cambio del que habría que estar hablando en la Unión Europea y en el congreso de los diputados, es de cambiar el modelo de producción.


Volver a producir en nuestro país y en nuestro continente, tendría los siguientes beneficios:

1. Creación de empleo. Salida de la crisis económica.

2. Reducción de la huella de carbono. Menor contaminación.

3. Revitalización de las zonas rurales despobladas, reducción de todos los problemas relacionados con las grandes urbes (contaminación, vivienda, pobreza y estrés).

4. Mayor respuesta e independencia frente a nuevos problemas de desabastecimiento.

5. Reinvención de espacios rurales y del sector agrario con la tecnología del 2020, que debería favorecer la sostenibilidad medioambiental y laboral.


Esa es mi relfexión.





11 vistas

El cine es como una realidad disfrazada para crear una fantasía y celebrar una emoción, al igual que un caballo que se pone un sombrero de fiesta y parece un unicornio.

The content in this webpage is property of Marta Jiménez Film registered in © Safe Creative 2020
Purple Unicorn Pictures is a registered brand in Oficina Española de Patentes y Marcas

¿Qué significa purple unicorn?