REFLEXIONES COVID19 VIII: CONVIVIR CON EL MIEDO

Pienso que la semana pasada fue la del festival del humor. Era un carrusel contínuo de memes, un orgullo de humor español. Esta semana ya empiezan a pesar los días y las cifras siguen multiplicándose día tras día. A algunos les vendrán situaciones nuevas estos días, y a otros, se agravarán situaciones delicadas que ya teníamos antes. Es muy normal sentir miedo en algún momento del día, cada día. Por eso, aunque me lea prácticamente nadie, quiero dejar esta reflexión, por si ayuda a alguien.



Pienso que existen dos tipos de miedo. Está el miedo por una creencia limitante, como puede ser "no quiero hacer paracaidismo por si no funciona ninguno de los dos paracaidas de la mochila". En cuyo caso, pues puedes meterte en el canal de Youtube de Will Smith o en el de Yes Theory y escuchar sus propias experiencias superando estos miedos. También puedes tener miedo de hablar con esa persona hacia la que sientes amor por miedo a que te rechace, o miedo a emprender un negocio de tus sueños por miedo al fracaso. De todos estos miedos limitantes, hay muchos coaches escribiendo videos para que te lances a conseguir lo que en inteligencia emocional se llama felicidad: cuando tus pensamientos, tus acciones y tus palabras están en coherencia. Parece fácil pero dedicadle unos minutitos a pensar en ello porque la mayoría de la gente no se comporta así. LA MAYORÍA.


Y después está el miedo a la muerte. El miedo a perder. El miedo a que ese ser vivo al que amas, se muera. O el miedo a tu propia muerte. Claro, aquí, todo lo del coaching anterior no te sirve, porque un coach a menudo dice "si algo te da miedo, tienes que hacerlo para superarlo".


El miedo a la muerte significa que esa vida ha tenido valor. Yo empecé a hacerle frente a este miedo concretamente el 13 de diciembre del 2019, cuando una vida que me importa mucho me dió un susto y tuvimos que ir corriendo a urgencias. Desde entonces, reflexiono en este tema a diario porque entendí que debía hacer un trabajo de inteligencia emocional para dominar este sufrimiento, y que aunque sentir dolor es normal y es un mecanismo de alivio emocional, sentir sufrimiento es opcional.

Por tanto, si sentimos miedo, es un aviso de nuestra inteligencia que nos recuerda que debemos actuar para prevenir. Por esto, el primer paso en respuesta al miedo que produce la muerte es, tomar acción en todo lo que está a nuestro alcance para preservar esa salud.

Existe un punto en el que ya no podemos hacer más.

Como me dijo una buena coach, Celeste Marandola:

"Hay tiempos para hacer que las cosas sucedan y tiempos para dejar que sucedan"

Así que una vez hemos hecho todo lo que podíamos, hay que dejar de sufrir, hay que dejar de sentir miedo. TIENES QUE QUERER ASUMIRLO PARA DEJAR DE SENTIRLO.

Sentirás dolor, pena profunda. Pero si tus acciones y tus palabras han hecho lo que tus pensamientos te pedían, entonces, desaparecerá el sufrimiento y con él, el miedo.


Hay gente que cree en algún Dios que provee. Yo creo en las segundas y terceras opiniones médicas y veterinarias. Yo creo en usar la inteligencia. Yo creo en aprender. Yo creo en la investigación, en la comunicación, en preguntar con educación hasta tener la información necesaria. CREO EN LA ACCIÓN.


Una vez existe el diagnóstico con dos o tres opiniones, entonces ya se puede construir un plan de acción.


Hay veces, que el proceso es degenerativo, no tiene cura. Aquí entramos en el siguiente proceso que es, asumir la muerte. Puede ser un proceso de muerte lento o rápido.

Debemos entender que hay muertes que duran unos días, otras unos años, otras quince años y otras duran noventa años.

Por esto, la única forma de lidiar con el miedo a la muerte, es asumir la muerte. Y este es un proceso que podemos hacer aún estando sanos. Podemos asumir la muerte aún en una enfermedad de la que salgamos curados.


Ahora que el COVID19 nos recuerda este miedo, dejo aquí unas reflexiones que personalmente, me han ayudado (y en las que sigo trabajando):

  • Morir forma parte del proceso de vivir. Desde que nacemos, nuestro cuerpo tiene programado morirse. Y esta programación puede ser temprana o tardía. Pero nuestra genética tiene programada su paso temporal por este planeta.

  • Para nuestra genética, cada segundo es vida, cada segundo cuenta. Aprende a valorar cada día y no malgastes tu tiempo.

  • El secreto está en sentirse agradecidos por lo vivido. Haya sido mucho o poco, la clave está en valorar lo vivido y no lo que nos hubiese gustado vivir. Por supuesto, que el objetivo es morirse de viejo. Por supuesto que es mil veces más fácil asumir la muerte al final del ciclo de vida que por una enfermedad o accidente en una edad por debajo de la esperanza de vida media. POR SUPUESTO. Aún así, agradecer lo vivido es el secreto.

  • Conocer cómo mueren otras vidas, tanto humanas como otras especies, alivia. Conocer cómo hablan otras culturas de la muerte, también. Por ejemplo, escuchar a un hindú hablar sobre la muerte de las serpientes, que cuando sienten han llegado al fin de su vida, se alejan del resto de serpientes y buscan una roca recóndita en la que pasan cinco días sin moverse, sin beber, sin comer, hasta morir. Esto es importante por el siguiente punto.

  • Tu vida es solo tuya. Y tu muerte, también es solo tuya. Si tienes suerte, y has vivido rodeado de amor, te va a tocar vivir la muerte de seres queridos. Pero es la suya. Y tú tendrás la tuya. No tienes que anticiparte a la muerte de otros de la misma forma que tú no te vas a anticipar a la tuya. Tu deber es acompañarles de la mejor manera posible, estar fuerte y valiente para lo que necesiten.

  • ¿Sufres más cuando te curas a tí mismo una herida que te has hecho o cuando tienes que curarle la herida a otro? Exacto. Cuando algo pasa en nuestro cuerpo, nuestra cabeza lo lleva mucho mejor que cuando empatizamos con un cuerpo ageno.

  • No te anticipes a algo que no ha llegado.

  • Cuando ese momento llegue, te olvidarás de todo lo leído previamente y sentirás miedo. Pero si has hecho un trabajo personal previo, el tiempo que pases sintiendo miedo será corto, porque será un proceso natural del cual sabrás usar tu inteligencia para superarlo. Entonces sólo sentirás pena, tristeza. Entonces, te acordarás de sentirte agradecido.




El cine es como una realidad disfrazada para crear una fantasía y celebrar una emoción, al igual que un caballo que se pone un sombrero de fiesta y parece un unicornio.

The content in this webpage is property of Marta Jiménez Film registered in © Safe Creative 2020
Purple Unicorn Pictures is a registered brand in Oficina Española de Patentes y Marcas

¿Qué significa purple unicorn?